Independientemente de las fuentes de energía que usemos: Electricidad, gas propano, gasoil o gas natural, los costes de variarán en función del consumo que hagamos de ellos además y de los costes de instalación de la red. Por ello debemos aprender a regular el uso diarío de los electrodomésticos de nuestro hogar. Aquí te damos algunos consejos.

Aire acondicionado: El aparato de aire acondicionado durará más años y se ahorrará energía si se limpian los llamados filtros de aire de retorno con frecuencia (mensualmente, por ejemplo), además la mayoría de las veces cuando un aire acondicionado no funciona es porque el filtro esta sucio, ahorrarás si lo limpias tu mismo en vez de llamar al servicio técnico. Recordad que aparatos eléctricos situados cerca del termostado del aire acondicionado despiden calor y por tanto hace que el A/A funcione por más tiempo.

Calefacción: Si la vivienda tiene un correcto aislamiento por la noche la temperatura descenderá muy pocos grados, por lo que si ha tenido la calefacción encendida durante el día, la puede apagar o bajar la potencia. No notará cambio alguno y ahorrará mucho.

Lavadora: Se debe utilizar la lavadora con carga completa, cuando el tambor esté lleno de ropa, de lo contrario, se desperdiciará agua y energía. Además, la ropa se puede lavar con agua tibia, el resultado entre tibia y el agua a altas temperaturas es el mismo y se ahorra energía.

Frigoríficos: Una o dos veces al año es necesario descongelar los frigoríficos, pues la capa de hielo que se forma en las paredes interiores de la nevera y el congelador provoca un aumento del consumo de energía, hay que eliminarla. Los frigoríficos de bajo consumo, con etiqueta energética A o B, llegan a ahorrar hasta un 60% de energía eléctrica respecto a viejas neveras de más de 10 años. La etiqueta energética informa acerca de la eficiencia energética de los electrodomésticos, su consumo, rendimiento. Pequeños consejos, como no dejar abierta la puerta de la nevera, o evitar abrirla con demasiada asiduidad, ahorran energía.

Lavavajillas: Ocurre lo mismo que con la lavadora que con el lavavajillas o lavaplatos, debe utilizarse cuando el electrodoméstico esté lleno de platos, vasos... (carga completa). Incluso, se pueden lavar algunas cosas a mano lo que ahorrará, a buen seguro, tiempo, agua y espacio. También se debe recordar que los lavavajillas consumen más energía cuando realizan la función de secado, es mejor secarlos a parte con un paño de cocina o dejar que se escurran solos.

Plancha: Encender la plancha es consumir, entonces ya que esta encendida procura que sea para planchar bastante ropa, la plancha consume más al encendrse. Además, cuando quede poco podemos apagarla pues la temperatura se mantendra unos minutos.

Televisión, dvd: Cuando un aparato está en modo de espera, o stand-by, está consumiendo algo de energía, aunque no los estés utilizando. Este consumo “fantasma” puede parecer pequeño, pero supone un derroche de energía innecesario.

Iluminación: Aprovecha la luz natural, pero cierto es que las bombillas de bajo consumo suponen un ahorro energético en iluminación frente a las bombillas tradicionales. Su precio es superior al tradicional pero su vida útil supera los 5 años y consume un 80% menos.

Cocina: Con la cocina de gas se consume una cuarta parte de lo que se consume con una cocina eléctrica. El resultado al cocinar es igual que con la cocina eléctrica , por lo que no hay razón para no usar la de gas. Si quiere utilizar las modernas cocinas de autoinducción, puede poner una placa con un hornillo de gas, además siempre estará listo aunque se vaya la luz.

Calentador de agua: Es mejor poner un calentador que un acumulador si no se desea calentar gran cantidad de agua en poco tiempo, pues el calentador ahorra energía ya que calienta agua según la cantidad que se necesita en cada momento.

Anuncios de segunda mano
Otros consejos
Relacionados
 


Tablondeanuncios.com