Cuando eres estudiante, tu trabajo consiste en eso, estudiar. pero además de tiempo para estudiar hay que encontrarlo para ir a la biblioteca, desplazarse a la facultad o intituto, hacer cursos, salir con los amigos, hacer deporte o tus aficiones. Por todo esto es muy importante planificar y organizar tu tiempo, para que puedas abarcarlo todo. Si lo consigues evitarás los agobios del último momento, además todo tu tiempo lo emplearás correctamente. y podrás hacer todo lo que quieras.

A continuación te proponemos algunos consejos para conseguirlo.

Un método eficaz de estudio

Estudia todos los días. Si te llegas a acostumbrar al trabajo diario te costará menos obtener un buen hábito de estudio, además si algún día no puedes no será tan grave. Estudia durante una hora bien aprovechada y después tómate 5 minutos de descanso, repite este proceso hasta que cumplas con el tiempo planificado. Cuida tu estado físico . Para ello, intenta dormir las horas que necesitas. El cansancio agudiza el estrés y la ansiedad. Come adecuadamente e intenta hacer algo de ejercicio físico cada día. Por último es muy importante el lugar donde se estudia, un lugar amplio, con muy buena iluminación sin distracciones y sin ruido, además por supuesto de buenos apuntes y libros de apoyo.

1.- Hacer una lectura rápida y general del tema para intentar ver con que otros temas que conoces se relaciona, recopila libros y apuntes sobre el tema que te ayuden a complementar tus apuntes, en el caso de que sea necesario.

2.- Hacer una segunda lectura más detenida y reflexiva para poder comprender las ideas. La lectura es el mecanismo principal y fundamental del estudio. Recuerda que volver atrás de lo leído antes de terminar un párrafo, provoca un efecto negativo en la comprensión y la velocidad.

3.- Detectar ideas principales y secundarias de la información.

4.- Subrayar de forma distinta las ideas secundarias y los detalles importantes de cada párrafo, utiliza dieferentes colores, un color para ideas principales y otro para secundarias, dentro de lo imporante de lo que has leido.

5.- Realiza esquemas y/o resúmenes partiendo de las ideas principales y secundarias.

6.- Realiza repasos de lo estudiado de forma intermitente, uno más detallado de cada tema y otro más rápido o general de todo el tema y los resúmenes.

Te puede ayudar, saber que…

• Las ideas secundarias te ayudan a reforzar, aclarar o complementar a las principales, por lo que resulta útil señalarlas.

• Para llamar nuestra atención hacia ideas usaremos además del subrayado señales tales como anotaciones al margen, dibujos, líneas y utilizar colores.

• Al subrayar y hacer esquemas resumenes con las palabras e ideas claves, estamos sin querer memorizando, además al hacer los esquemas sacando las ideas claves estamos aprendiendo de que va el tema y lo importante.

• Hacer repasos, por esquemas, lecturas repetidas, en voz alta, etc facilita memorizar los temas.

• Realizarte preguntas, o que lo haga un compañero, sobre lo que has estudiado y tratar de contestarlas en voz alta te ayuda a memorizar y recordar con más facilidad lo aprendido.

• Pruébate a ti mismo, realiza exámenes de años anteriores y evalúate, sabrás qué puntos dominas y cuáles debes volver a estudiar.

 

Anuncios de segunda mano
Otros consejos
Relacionados
 


Tablondeanuncios.com