Ya ha conseguido encontrar su vivienda ideal, ahora a pensar en la hipoteca, si es una persona afortunada puede que no la necesite. Le damos algunos consejos aquí para que consiga la que mejor le convenga.

Pedir crédito hipotecario

1.- Qué cantidad se va a pedir.

No sólo hay que pedir justo lo que nos falte para pagar la compra de la casa porque en ese caso no tendremos suficiente para hacer frente a otros gastos que comporta un préstamo hipotecario, fiscales (aproximadamente el 1% de lo que se pida), comisiones de apertura que cobra el Banco, gastos de notario, registro, gestión, tasación, estudio, seguro de incendio, etc.

2.- Obtener información de varias entidades de crédito.

Cuando usted va a compar algo importante va y da vueltas buscando el producto deseado por todas las tiendas, hasta que encuentra la que mejor precio o garantía le ofrece, no iba a ser menos una hipoteca. No se puede acudir sólo a nuestro Banco de toda la vida, hay que pedir condiciones de financiación en diversas entidades financieras para poder comparar, incluso la información de la competencia puede servir para negociar con nuestro Banco. Negocie condiciones con la entidad, los intereses, comisiones. Tenga en cuenta que los bancos que disponen de gestión telefónica o vía internet le pueden ofrecer mejores condiciones.

3.- Solicitar el préstamo y obtener la oferta vinculante.

La oferta vinculante es un documento escrito que debe contener todas las condiciones financieras del contrato, una vez solicitado el préstamo se pueden devengar gastos como la tasación de la finca, informa sobre la situación registral, y que tiene una duración mínima de diez días, plazo que el cliente tiene para examinarla y aceptarla o rechazarla.

4.- Escritura pública ante el notario.

Una vez aceptada la oferta vinculante, se remite la documentación a un notario para que prepare la escritura. El cliente tiene derecho a elegir notario siempre que se lo comunique a la entidad financiera y dicho notario tiene la obligación de asesorar de manera imparcial al que recibe el préstamo. El cliente también tiene derecho a examinar el proyecto de escritura en el despacho del notario dentro de los tres días hábiles anteriores a la firma, en el que figuran ya todas las condiciones financieras y no financieras.

El otorgamiento de la escritura no es sólo firmar. El prestatario puede pedir que se le deje leer la escritura y el notario leerá y explicará el contenido del préstamo hipotecario. El contrato, que redacta el Banco, suele ser largo, pero es importante prestar la máxima atención, y hacer todas las preguntas que se deseen a fin de aclarar todas las dudas antes de llegar al momento en el que no hay vuelta atrás.

5.- Inscripción del préstamo.

Para que la hipoteca produzca efectos, es necesario que se inscriba en el Registro de la Propiedad. Previamente se deberá liquidar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (0,5% de la cantidad garantizada, equivalente a aproximadamente el 1% de la cantidad prestada).

6.- Cancelación

El último acto una vez que se haya pagado totalmente aquél. Es necesario hacer constar formalmente esta extinción de la hipoteca a través de la cancelación. Es necesario para ello una nueva escritura pública ante notario, cuyos gastos se suelen prever en la escritura de constitución de hipoteca, que serán de cuenta del deudor. En esta escritura no hace falta que intervenga el deudor, sino que la otorgan los representantes del Banco o Caja de Ahorros.

 



Tablondeanuncios.com